el clubhistoriaAsociate!ActividadesinferioresContacto
 
La imagen puede contener: una persona, practicando un deporte y exterior
  Don Julio Steverlynck  
  · Soñaste mi realidad  
  Belgica 1895 - Villa Flandria 1975  
  Conformar una gran familia a nivel social: ese fue uno de los objetivos de Don Julio. Y nada mejor que un club para contribuir en las relaciones sociales de la gente y dos colores para generar sentido de pertenencia, indentidad y pasión.
Pero sin lugar a dudas, el club fue creciendo de gran manera y hoy en día ya no sólo es una institución, sinó que Flandria se ha transformado en el orgullo de un pueblo.
Desde su nombre, la institución connota raíces belgas, más precisamente de Flandes, la cuidad de Don Julio. Villa Flandria se llamó a la sociedad que se conformó al rededor de la fábrica Algodonera Flandria S. A. en la localidad de Jáuregui. Steverlynck no conformó sólo una fábrica o un club, creo una gran familia llamada Villa Flandria, donde la sociedad, el club y la fábrica, crecieron a la par.
Así como el nombre, los colores también nacieron por decantación y por historia. Estos fueron una marca registrada de Don Julio, quién los adoptó de sus raíces (Flandes) para darle identidad a su proyecto de "un pueblo con vida social propia".
Muy arraigado a los colores, en cualquier lugar de Villa Flandria, siempre habrá una remera, una pintada o una distinción amarilla y negra.
 
 
NUESTRA HISTORIA  
 
  Edificio Flandria  
  · Sede social  
  Av. España 275, Jáuregui, Buenos Aires.  
  Inaugurado en 1957, el edificio Flandfria cuenta con un amplio salón de buffet, salón, quincho y concentración propia para el equipo profesional de fútbol. Además posee multiples espacios para realizar todas las actividades que posee la institución: gimnasio, canchas de fútbol 5, bochas, paddle, voley y cancha cubierta de pelota paleta con capacidad para 300 espectadores (una de las mejores de sudamérica).
A fines de 2014 se inauguró la nueva sala de cine & teatro Flandria, con todas las comodidades para llevar a cabo estas y diversas actividades que nos ofrece la sub comisión de cultura.
 
 
ACTIVIDADES   ASOCIATE      
 
  Nuestro estadio  
  · Carlos Vº  
  San Martín y Julio Steverlynck, Villa Flandria, Buenos Aires.  
  La primera cancha que tuvo Flandria fue hecha por los empleados de la fábrica dentro de la misma, donde disputaron sus primeros partidos de manera amateur. En 1940 se creó el campo de deportes "El Chano" en la estancia la pebeta donde jugó los partidos de los primeros años como afiliado a AFA; y en 1960 se creó el Estadio Carlos Vº que fue fundado el 9 de Julio, en lo que fue derrota por 4 a 1 ante Español.
El estadio lleva el nombre de Carlos Vº en honor al emperador derl Sacro Imperio Romano Germánico (1500-1558), lugar donde nació Don Julio Steverlynck- (Belgica) 
 
  Nuestros dirigentes  
  · Comisión directiva  
  2016  
  Presidente: Pablo Gatti
Vicepresidente 1º: Rubén Bianchi
Vicepresidente 2º: Pablo Perazzo
Secretario: Vanina Torres
Pro-secretario: Santiago Sansalone
Tesorero: Antonela Bianchi
Pro-tesorero: Sebastián Piazza
Secretario de actas: Ana Leva
Revisor de cuentas: Carlos Sansalone
Revisor de cuentas: Fátima Da Rocha
Vocales titulares:
1º: Carlos Jech
2º: Claudio Espeleta
3º: Jorge González
4º: Marcelo Malmierca Domínguez
5º: Diego Sánchez Otero
6º: Diego Moronta
Vocales suplentes:
1º: Marcelo Perussini
2º: José Garraza
3º: Adalberto Ramos
4º: Pablo Carnevale
5º: Bruno Colussi
6º: Jorge Acuña
Todavía falta un montón. Se jugaron 19, faltan 24 partidos. Se consiguieron 17 puntos: habrá que sacar alrededor de 38. Sin dudas que este equipo podría tener varios puntos más de los que supo conseguir; pero este parate sin dudas es el cambio de aire que el plantel necesita para descomprimir y encarar el 2017 con todo, donde los primeros cinco serán claves, ante rivales directos por la permanencia (Central Córdoba, Douglas, Dálmine, Paraná y Adrogué). La tarde de domingo fue un reflejo de lo que le costó a Flandria en su primer experiencia en esta categoría, donde el salto es enorme, pero demostrando estar a la altura. El canario volvió a jugar un buen partido, lo fue a buscar y generó diferentes situaciones pero una vez más, pero pagó caro la falta de efectividad. Para colmo, en su mejor momento, la visita se adelanta con un gol de carambola. Flandria pudo reaccionar rápido y en segundo nació el empate. De un pelotazo frontal, Fergonzi aprovechó uno de los tantos huecos en la defensa puntana y definió ante la salida del uno. Con el envión del merecido gol, parecía que ese sería el momento del canario. Pero nuevamente, Estudiantes fue pura efectividad: Felice la paró en el área y luego de una pared en el área, definió ante la salida de Griffo para el 2-1, que terminaría siendo el resultado final. La dupla sumó a Ortíz y Escuredo para reforzar el ataque por los costados y con el ingreso de Montenegro, acompañando a Bueno en el área, el plan era buscar por arriba. Ganó algunas, pero careció de puntería, el gran déficit del semestre. La expulsión de Mario Vallejo para la media hora final de partido hizo que el conjunto de Rambert espere cerca de su arco intentando liquidarlo de contra. Flandria tuvo varias para conseguir el empate; pero todas sus posibilidades se fueron por arriba del travesaño.